4 pasos sencillos para proteger a mamá o papá durante la temporada de resfríos y gripe

El final del otoño y el invierno traen un cambio en el clima y las vacaciones, pero también traen la temida temporada de resfríos y gripe. Aunque esto puede ser una molestia menor para muchos, la temporada de resfríos y gripe puede ser mortal para los adultos mayores. Los adultos de 65 años de edad y mayores (junto con los niños muy pequeños) tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones por la gripe, lo que hace que la protección sea especialmente crítica. Los CDC encontraron que entre el 70 y el 90% de las muertes relacionadas con la gripe estacional ocurren en personas mayores. La mejor manera de mantener a sus seres queridos mayores a salvo este invierno es quizás la más obvia: ¡alejarse de las personas enfermas! Sin embargo, incluso si se sigue esa simple regla, es posible que no se pueda evitar que todas las enfermedades ataquen a su ser querido. Los siguientes son tres pasos sencillos que usted puede tomar para proteger a mamá o papá (y a usted mismo) en esta temporada de resfríos y gripe:

Asegúrese de vacunarse contra la gripe.

Aunque la temporada de gripe comienza en Mayo, no es demasiado tarde para vacunarse! Lo ideal es que los pacientes reciban sus vacunas contra la gripe a principios de la temporada para maximizar la protección, pero incluso cuando la temporada ha progresado, la vacunación puede proteger a su ser querido mayor de complicaciones potencialmente mortales. Los CDC también recomiendan que los adultos de 50 años o más se pongan la vacuna contra el herpes zóster, y los adultos de 65 años o más (o menores con ciertos problemas de salud) se pongan la vacuna neumocócica para protegerse contra las infecciones pulmonares y del torrente sanguíneo. También hay recomendaciones específicas de vacunas de los CDC basadas en si su ser querido sufre o no de una variedad de condiciones de salud crónicas, incluyendo enfermedades cardíacas, diabetes tipo 1 ó 2 y más. Aunque muchas vacunas están disponibles en su farmacia local, aparte de la vacuna contra la gripe, es importante que usted, mamá o papá discutan todas las opciones de vacunación con un médico.

Lave o desinfecte con frecuencia.

Aunque algunos virus se transmiten por el aire, la mayoría de los virus se transmiten tocando un objeto contaminado y luego tocando la cara. Esto significa que lavarse las manos es la medida preventiva más importante que pueden tomar las personas mayores y los cuidadores para prevenir enfermedades. No se requiere un jabón especial, simplemente haga espuma bajo el grifo y frótese las manos durante 20 segundos. ¿Necesita ayuda para asegurarse de que su ser querido se lave lo suficiente? Intenta cantar Feliz Cumpleaños dos veces, y eso debería llegar a los 20 segundos. Muchas personas olvidan que todas nuestras manos pueden contener gérmenes. Anime a la mamá o al papá a frotar cada parte de la mano, incluso entre los dedos y la parte trasera, así como la parte delantera, para asegurarse de que los gérmenes sean arrastrados por el desagüe. El agua y el jabón son la mejor opción para lavarse las manos; sin embargo, cuando no están disponibles, un desinfectante a base de alcohol puede servir como sustituto sólido. Los CDC recomiendan el uso de desinfectantes para manos con al menos un 60% de alcohol para eliminar los gérmenes cuando no se dispone de agua y jabón.

Siga una dieta saludable.

En muchos sentidos, nuestros cuerpos están construidos para protegernos de los virus del resfrío, la gripe y otros. Para ayudar a nuestros cuerpos a construir su protección natural, sin embargo, tenemos que darles el combustible adecuado. Esto es especialmente cierto en el caso de las personas mayores, que pueden estar sufriendo de enfermedades crónicas que disminuyen su resistencia inmunológica a la infección viral. En particular, se ha demostrado que la vitamina C estimula la función inmunológica en los adultos. Es mejor absorber la vitamina C a través de una abundancia de frutas y verduras, aunque la suplementación puede ser necesaria si las restricciones dietéticas dificultan la obtención de una cantidad adecuada de vitamina C de forma natural. Antes de añadir vitaminas o suplementos a la dieta de su ser querido mayor, asegúrese de consultar con un médico.

Mantenga a mamá o papá (¡y a usted mismo!) saludables durante todo el año.

Los servicios de atención domiciliaria para personas de la tercera edad pueden ayudar a mantener el hogar de su ser querido limpio e higiénico, y si la enfermedad ataca, pueden proporcionar la atención necesaria para restaurar la salud de mamá o papá. Al mismo tiempo, los servicios de atención domiciliaria para personas mayores pueden aliviar parte de la carga de estrés y de tiempo que recae sobre tantos cuidadores.

Deja un comentario