Los adultos mayores también tienen sexo: la actividad sexual aumenta el bienestar en la vejez

Llegar a la tercera edad está muy lejos de que el sexo haya terminado. Un nuevo estudio, publicado en la revista científica Sexual Medicine, demostró que la actividad sexual mejora el bienestar de las personas mayores y les ayuda a disfrutar mejor de la vida. Después de entrevistar a 6,879 ingleses de alrededor de 65 años de edad, los investigadores calcularon que los hombres y mujeres de edad avanzada que habían tenido algún tipo de relación sexual en los últimos 12 meses tenían un mayor nivel de satisfacción con la vida que los que no eran sexualmente activos. Y cuando hablamos de relaciones sexuales, al menos para las mujeres, no se trata sólo de penetración. Las mujeres asociaban una mejora en la calidad de vida con la frecuencia de los intercambios de besos, afectos, caricias e incluso la sensación de estar emocionalmente cerca de la pareja durante el acto sexual. El sexo en sí mismo no tenía una relación directa con la mejora del disfrute de la vida entre ellos. Sin embargo, en el caso de los hombres mayores, la satisfacción con la vida sexual y la frecuencia de las relaciones sexuales se asoció con un mayor disfrute de la vida. Aquellos que han tenido relaciones sexuales al menos dos veces al mes han registrado puntuaciones de bienestar más altas. Para ambos, las preocupaciones acerca de la vida sexual y los problemas con la función sexual (como la impotencia o el dolor) estaban fuertemente relacionados con niveles más bajos de disfrute de la vida como un todo.

Mantener vivo el sexo

Los científicos han llegado a la conclusión de que el sexo puede ser más importante para los hombres que para las mujeres en la vejez, al menos cuando el objetivo es mejorar el bienestar. El placer femenino en esta etapa de la vida ha demostrado estar más relacionado con otras actividades sexuales. De todos modos, la idea de la investigación es utilizar las revelaciones para promover más conversaciones entre médicos y adultos mayores sobre el sexo en las que el profesional fomenta cambios en la rutina para que el paciente mantenga activa la vida sexual en las personas mayores. Sabemos que el bienestar psicológico está intrínsecamente ligado a la salud física, por lo que alentar y apoyar a las personas para que continúen teniendo una vida saludable en la vejez puede aumentar la calidad de vida, concluyó el análisis.

Deja un comentario