La investigación revela cómo Brasil enfrenta el envejecimiento, la soledad es un miedo mayor

Una encuesta realizada a dos mil hombres y mujeres mayores de 55 años elaboró un perfil de las personas mayores brasileñas. La encuesta, publicada, reveló que el 37% de los encuestados no piensan en cómo envejecerán y que el 54% no se sienten viejos. El mayor de ellos es estar solo con el paso de los años, seguido por el miedo a depender de las personas o a tener alguna enfermedad. Las cifras, recogidas por la Sociedad de Geriatría y Gerontología de São Paulo en asociación con la farmacéutica Bayer, muestran cómo piensa una población que pronto será una de las más grandes del país. En 2050, la previsión es que 66 millones de brasileños tendrán más de 60 años (alrededor de un tercio de la población), según el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística). Esto se debe a que la medicina y las condiciones de vida están avanzando, al igual que nuestra esperanza de vida, que ha pasado de 45 en la década de 1940 a 75 en la actualidad. Para 2041, se prevé que este promedio alcance los 81,2 años. Para los expertos, esto es un hecho que hay que celebrar en primer lugar. Brasil está alcanzando un nivel interesante y el envejecimiento es una conquista de la sociedad, dice Maísa Karalla, presidenta de la Sociedad Brasileña de Geriatría y Gerontología de São Paulo. El cambio, denominado transición demográfica, se considera positivo, pero plantea problemas en muchos sectores, desde la salud hasta la economía. El enfoque principal debe ser empoderar a estas personas, creer en ellas en el mercado laboral, como ya hacen algunas empresas, y ampliar la promoción de una vida más activa, independiente y saludable, enumera Maísa. Ya tenemos algunas directrices de salud pública bien diseñadas a este respecto, pero es necesario alentarlas y ponerlas en práctica de manera más eficaz, afirma. Tanto es así que el 85% de los entrevistados creen que Brasil no está preparado para atender a esta parte de la población. La preocupación con el apoyo del poder público, sin embargo, no es la única que pasa por la mente de los mayores.

No quieren estar solos

El 27% de los encuestados imagina un futuro rodeado de una familia numerosa, disfrutando de sus nietos. Además, el 29% teme la soledad. No es de extrañar, evitar el aislamiento es uno de los factores considerados cruciales para vivir bien con los adultos mayores. Para tener una idea, un estudio de la Universidad de Harvard que ha estado siguiendo a las mismas personas durante 80 años, señaló el año pasado que las relaciones son la clave para una vida que no sólo es larga, sino saludable y feliz. Se sabe que las personas con vínculos envejecen mejor y que la depresión, por otro lado, agrava este proceso, señala Maísa.

Cómo preparar el cuerpo para vivir más tiempo

Uno de los términos más comúnmente usados aquí es resiliencia, la capacidad del cuerpo para adaptarse a los desafíos y estímulos que recibirá en la vida. Se adquiere, según los médicos, con el mantenimiento de cuatro capitales: social, de conocimiento, financiero y de salud. Pero para envejecer en salud y construir esa resiliencia, primero debemos cambiar la percepción de salud que todos tenemos hoy en día. Prueba de ello es que la mayoría de los encuestados, alrededor del 62%, ya padecen alguna enfermedad crónica, como diabetes e hipertensión. Y el 63% se consideran sanos de todos modos. No se debe pensar sólo en envejecer bien, el cuidado comienza temprano, ya en la infancia. Si una persona adquiere malos hábitos alimenticios al principio de su vida, será más difícil romper con ellos más tarde, dice Maísa. Las intervenciones tempranas reducen las posibilidades, por ejemplo, de que los adultos mayores se vuelvan dependientes de alguien, lo que constituye su segundo mayor temor en la actualidad.

Deja un comentario